22 de septiembre de 1928... La Penicilina: El descubrimiento que ha salvado millones de vidas en el mundo



Posiblemente habrás oído alguna vez la palabra penicilina, y quizá no sepas a qué se refiere exactamente… Pues bien, la penicilina es un antibiótico capaz de curar diferentes enfermedades que fue descubierto en 1928 por el bacteriólogo escocés Alexander Fleming.


Lo cierto es fue por pura casualidad. Fleming estaba cultivando unas bacterias en el laboratorio para estudiarlas, cuando se contaminaron accidentalmente por un hongo. Entonces observó cómo este hongo, llamado Penicillium notatum, al juntarse con las bacterias, las mataba impidiendo su reproducción.


Y claro, pensó que si este hongo combatía las bacterias en el laboratorio, también podría hacer desaparecer las bacterias que causaban algunas enfermedades en el ser humano. A partir de este momento, otros investigadores estudiaron la manera de crear una sustancia con este fin y cuando se consiguió, se la bautizó como penicilina.






La penicilina fue el primer antibiótico de la historia y su descubrimiento revolucionó la medicina. Muchas enfermedades causadas por bacterias y que hasta entonces eran incurables y mortales, pudieron ser curadas, como la escarlatina, la sífilis o la septicemia. Por todo su trabajo de investigación, Alexander Fleming fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 1945.


Después de la penicilina, se han ido creando nuevos antibióticos que han permitido mejorar la vida de las personas de todo el mundo por su capacidad de combatir enfermedades.




Aquí tienes la explicación que Juan Andrés, alumno de 5º-A (Curso 2014-15), 
nos ofrece sobre cómo se descubrió este importante antibiótico...