Tras nuestra excursión a Rincón de la Victoria, criamos chinches de campo