El ajolote mexicano, el primo americano del Proteus europeo


Este animal tiene la capacidad de regenerar sus extremidades y sus branquias
cuando las pierden por ataques de otros animales.

video


Normalmente, el ajolote permanece casi inactivo en el lecho del lago durante el día y sale esporádicamente a la superficie del agua para respirar. Al anochecer sale de su letargo y va en busca de alimento.



Los ajolotes se comunican entre sí mediante señales químicas y visuales. Esto ocurre principalmente durante el período de apareamiento. Otra forma de comunicarse es por medio de las feromonas, especialmente en la etapa reproductiva.



Son capaces de identificar campos eléctricos y capturar a sus presas gracias a ello y a su facilidad de detectar las señales químicas que proceden de las presas.