Experimento científico: Plantamos por esquejes perejil de dos variedades y cilantro

Sabemos que la hierbabuena es muy fácil plantarla
usando un esqueje (rama de la planta)

Hierbabuena

¿Ocurrirá lo mismo con otras plantas aromáticas?

Cilantro, Perejil 01 y Perejil 02

La madre de Claudia, alumna de 4º A, nos ha traído
dos tipos de perejil y cilantro.



Claudia con sus amigos José Manuel y Shakira,
también compañeros en 4º A, han plantado
esquejes de perejil y cilantro en macetas.



Nuestra HIPÓTESIS es:

"Creemos, que al igual que la hierbabuena, el perejil
y el cilantro se pueden plantar por esquejes"




Tras preparar cinco macetas con cada una de las variedades de perejil y cilantro,
las hemos regado y guardado en una habitación aireada y fresca...



¿Será correcta nuestra HIPÓTESIS?

Con un poco de paciencia, lo descubriremos dentro de unos días:

a) Las plantas se secan: NO es correcta nuestra HIPÓTESIS
b) Las plantas se mantienen frescas y comienzan a crecer: HIPÓTESIS CORRECTA

NOTA: Como hemos plantado perejil de dos variedades y cilantro,
 realizamos TRES experimentos a la vez...

Plantamos semillas de hierbas aromáticas


Usando el invernadero del colegio y semillas de plantas aromáticas 
que nos han traído Hugo y su madre, el alumnado de 4º B
ha preparado este experimento.










Ya tenemos pluviómetro en nuestro jardín


Antonio, alumno de 4º B, nos ha traído un pluviómetro
para nuestro jardín de la Cápsula del Tiempo.

¡Muchas gracias!





EL PLUVIÓMETRO DE LECTURA DIRECTA

Instrumento para medir la cantidad de lluvia que cae en un lugar y en un espacio de tiempo determinados; el agua recogida por él se mide en litros o milímetros por metro cuadrado.


Piedras semipreciosas


Quique, alumno de 4º C, nos enseña su colección de
piedras semipreciosas.

Estas piedras se utilizan para hacer collares, pendientes, 
anillos... por ser muy bonitas.



Huella fósil vegetal


Cecilio, alumno de 4º B, nos muestra una roca sedimentaria
que, en uno de sus lados, presenta las huellas de las hojas
de un vegetal que vivió hace miles de años.

Recordamos que un fósil no sólo es un ser vivo hecho piedra
sino también las huellas que éstos dejaron en los suelos y terrenos
y que han llegado petrificadas hasta nuestros días.

Llegan las "Alúas"


¿Por qué aparecen  en el  otoño las hormigas voladoras,
 llamadas en nuestra tierra "alúas"?


En estos días hay una plaga de hormigas voladoras y la mayoría de personas desconoce su procedencia. Además, este fenómeno se repite año tras año y tiene una explicación muy sencilla: la creación de nuevos hormigueros.






Un hormiguero está formado por una colonia de hormigas que desempeñan distintas labores. De entre todas ellas, destaca la figura de la reina, que es la única fértil (las obreras son hembras estériles). Así pues, en la rutina de un hormiguero la reina se encarga de poner huevos para obtener nuevas obreras, pero llegada la primavera pone unos huevos distintos que dan lugar a las famosas hormigas voladoras o "alúas". Éstas hormigas, además de volar, son fértiles y pueden ser tanto machos como hembras.

Finalizando el verano, llegan las temperaturas otoñales, y tras un periodo de lluvia las hormigas voladoras abandonan el hormiguero con el objetivo de fundar otros nuevos. La mayoría de éstas mueren (la totalidad de los machos), pero las que consiguen realizar el
vuelo nupcial, buscan un lugar adecuado para iniciar un nuevo hormiguero, dejan sus alas y la historia empieza de nuevo...

Y esa es la razón de que estos días aparezcan esas plagas de hormigas "alúas". Como curiosidad añadida, sabed que "Antiguamente eran el indicativo para los agricultores para saber cuando la tierra estaba en su estado óptimo de humedad para poder sembrar la simiente" de donde reciben el nombre de "hormigas de la sementera"


Ya sabéis... la Naturaleza es sabia.

Con las primeras lluvias de otoño... vuelven las hormigas "alúas"


     Después de las primeras lluvias de otoño, cuando vuelve a salir el sol y aún hace un poco de calor, es el momento en que, tradicionalmente,  aparecen las hormigas aladas o " alúas".


Las "alúas" como las solemos llamar por aquí, son hormigas con alas.


   Estas hormigas son machos o hembras fértiles que tienen la capacidad de aparearse. 

   Como ya sabes, la mayor parte de las hormigas en una colonia u hormiguero son obreras hembras estériles, sin alas y que no pueden aparearse. 
   
     Un montículo u hormiguero producirá varios cientos de hormigas aladas en un momento dado del año, las cuales en grupo abandonarán la colonia en un enjambre, a menudo durante la época caliente del otoño después de una lluvia. 

      El apareamiento entre hembras y machos sucede en el aire, por lo general con hormigas aladas de otros hormigueros. Después de los vuelos de apareamiento, los machos caen a tierra y mueren y las hembras apareadas pierden sus alas, comienzan nuevas colonias y se convierten en las reinas de un nuevo hormiguero.


No las pises, respeta el ciclo de la Naturaleza

El huevo que bota...


Javi, alumno de 5º C, nos enseña su experimento
del "huevo que bota"



Robot humanoide


Pablo y su prima Laura, alumnos de 5º C,
nos muestran un robot mecánico hecho con piezas.


Nicolás y su insecto robot


Nicolás, alumno de 5º B, nos presenta su insecto robot



Los robots-insectos tratan de imitar la fisonomía de insectos para imitar 
sus cualidades físicas. Es lo que se conoce como biomímesis.
o sea, la tecnología inspirada en la naturaleza



   La técnica consistente en que la robótica imite a los animales se conoce como biomímesis. Se han probado imitar las características de animales diversos, como la rana, pero los insectos han resultado ser los seres vivos más propicios para ser copiados. 

   No en vano su adaptabilidad al medio los capacita para llevar a cabo tareas que los humanos no podemos hacer. Su tamaño, además, hace que los costes de experimentación sean menores que con un robot de grandes dimensiones. 

Robot-cucaracha


   La cucaracha no es la única forma de insecto que se ha imitado. También se han construido robots voladores, capaces de volar en entornos saturados de obstáculos, como un edificio en ruinas. Vuelan de la misma forma que lo podría hacer una mosca por un bosque. Otro insecto que se está buscando imitar es la abeja. En el Wyss Institute, de Harvard, se está trabajando en un robot similar a una abeja capaz de ser desplegado en operaciones de búsqueda y rescate en cualquier entorno... El futuro ya está aquí...